Catedral de sal. Bogotá, Colombia.

La Mina de Sal de Zipaquirá es una monumental pieza arquitectónica labrada por mineros y convertida en un templo de belleza. Lo primero que se ve es la plazoleta de banderas donde se encuentra la escultura de la Virgen de Guasá (que significa sal y agua), santa patrona de los mineros. En la Plaza Ceremonial también están la Cruz Cardinal, el monumento minero, el campanario y las fuentes de agua. Esta asombrosa mina de sal se encuentra en el municipio de Zipaquirá, a sólo 48 kilómetros de Bogotá, está incrustada en el Cerro del Zipa (jefe máximo indígena) y tiene una temperatura promedio de 14ºC.  Año a año recibe miles de visitantes de todo el mundo. Su estructura -mezcla de una precisa ingeniería e historia- se declaró Primera Maravilla de Colombia el año 2007. Al acceder a la mina se siente el olor mineral y la oscuridad lo absorbe todo. Después, un juego de luces descubre la roca tallada y los túneles que albergan estaciones del Vía Crucis. Cerca del final hay acceso a tres naves: la del nacimiento y bautismo, la de la vida y la muerte y la de la resurrección, cada una con un altar.

 

catedral1Cada una de las naves tiene esculturas hermosamente talladas por mineros y escultores entre las cuales se destaca La Piedad, cuyo rostro tiene fuertes rasgos indígenas, en honor a los Muiscas que primero aprovecharon el fruto de la sal. También están el Ángel Guardian tallado en 1950 por el escultor italiano Ludovico Consorte y la enorme cruz del Nártex.

Para ir, visita el sitio web:
http://www.catedraldesal.gov.co/

No se admiten más comentarios