Normandía, Francia

El 6 de junio de 1944, el famoso “día D”, los aliados iniciaron el desembarco de un ejército de más de 150.000 soldados (73.000 norteamericanos y 83.000 británicos y canadienses) sobre las playas de Normandía. La Operación “Overlord”, la invasión aliada de Francia había comenzado al mando del general Eisenhower. Los aviones aliados destrozaron la mayor parte de los puentes sobre el Sena y el Loira, impidiendo que los nazis pudieran enviar refuerzos y haciendo de este desembarco uno de los puntos claves de la derrota del III Reich. Normandía está ubicada al noroeste de Francia y es, sin lugar a dudas, un lugar lleno de historias, inspiraciones y belleza: los acantilados en la Costa de Alabastro, sus pintorescos puertos, el Palacio Bénédictine o el Monte Saint Michel, son un imperdible. En el Orne, cerca de Alençon, puedes practicar el turismo ecológico en los parques naturales regionales de Normandía-Maine y del Perche, rincones ideales para practicar senderismo, escalada o kayak.

En Rouen, el barrio medieval, capital histórica de la región te llevarán a los tiempos de Juana de Arco. Se puede recorrer por libre, en bicicleta o a pie o con el tren turístico que pasa por los puntos más interesantes. El Monte Saint Michel es uno de los principales puntos de atracción del turismo en Normandía. Este islote presenta una gigantesca fortificación con castillo incluido, sin duda uno de los lugares más impresionantes de toda Francia. La ciudad de Le Havre, reconstruida por Auguste Perret tras la II Guerra Mundial, ha sido declarada patrimonio mundial por la UNESCO. En Caen, la Abadía de Les Dames conserva ecos de los amoríos entre Guillermo el Conquistador y la reina Matilde durante la guerra de los Cien Años, periodo narrado por el Tapiz de Bayeux. Marcada por la II Guerra Mundial, la Baja Normandía invita a realizar una verdadera peregrinación militar, en especial con motivo del D-Day Festival Normandy. El Memorial de Caen, el D-Day Museum y el Museo Memorial de Omaha Beach son los principales lugares de memoria a visitar. La Alta Normandía es la tierra sagrada de los impresionistas. Puedes seguir las huellas de Claude Monet en el Museo de los Impresionismos de Giverny, en la Fundación Claude Monet o también en la Catedral Notre-Dame de Rouen donde se conservan varios de sus cuadros.

Si vas a Normandía no olvides degustar las especialidades de la zona: los quesos, el marisco o el licor Calvados fabricado con manzanas autóctonas son una obligación. Los que disfrutan de la buena mesa no podrán perderse las rutas que recorren las destilerías de sidra o las fábricas de quesos locales, en un frenesí de degustaciones que hay que estar ahí para saber de qué se trata realmente.

Para guiarse mejor, saber dónde alojar y cómo moverse por Normandía, aquí te dejamos el link:

http://www.rouentourisme.com/Default.aspx?tabid=3122&language=es-ES

No se admiten más comentarios