Huanchaco, Ruta Moche. Perú

El balneario de Huanchaco está ubicado en el distrito del mismo nombre y se ubica 14 km. Al noroeste de la ciudad de Trujillo. Este antiguo pueblo de pescadores a conservado el uso ancestral de los llamados caballitos de totora, que fue por muchos años el medio de transporte usado por la culturas Moche y Chimú. Fue tanta su importancia que aparecen representados en la cerámica y las paredes de Chan Chan. Huanchaco fue un pueblo de pescadores desde antes de la llegada de los españoles. En tiempos del virrey Toledo (1560 – 1570) la población de Mansiche fue trasladada en gran número a esta caleta.

El nombre de Huanchaco se utiliza desde el siglo XVIII. Existen varias versiones sobre el origen del nombre. Es posible que derive de Huaycocha o Waucocha, cuyo significado habría sido “laguna de peces dorados”, posiblemente por la forma de semicírculo que tiene la playa. Otra versión indica que los antiguos pescadores , antes de ingresar a pescar, se pintaban el pecho de rojo, imitando el color de una ave llamada huanchaco, por lo cual fueron conocidos como “huanchaqueros” y el lugar donde vivían como Huaycocha. Por último, para el cultivo de la totora existen desde la época Moche los Huachaques, que en el idioma Muchic significa “chacra o terreno hundido”, son pozos donde se aprovechan las filtraciones del subsuelo. Es posible entonces por la semejanza fonética que Huanchaco derive su nombre de dicho vocablo.

        

Sobre lo alto de la colina se ubica el templo de la virgen del Perpetuo Socorro, que fue construido sobre una Huaca Chimú. En su interior se ubica la imagen de la virgen de la Candelaria del Socorro, obsequiada por el rey Carlos V; la escultura fue hecha en Sevilla, tomando como modelo el rostro de la madre del rey, “Juana la loca”. Llegó a Huanchaco el 2 de febrero de 1537, considerada por eso como la primera y más antigua imagen de América Latina. Cada cinco años, desde 1861 la imagen es llevada a Trujillo. La capilla de San José ubicada en Chan Chan se construyó como lugar de descanso para dicho recorrido. Actualmente, Huanchaco es la playa más concurrida de Trujillo. Es también un magnifico lugar para la práctica de surf. Para los amantes de la comida marina es el lugar ideal, pues los restaurantes frente al mar ofrecen los platos y sabores más exquisitos, preparados con lo más selecto de pescados y mariscos. Sobrios hoteles albergan a quienes desean disfrutar de una noche con el sonido y la brisa del mar. Existen innumerables razones y pocos pretextos para no visitar Huanchaco, al menos una vez en la vida.



Fuente:
http://www.trujillodelperu.com/huanchaco.htm

No se admiten más comentarios