El castillo de drácula, rumania

braEl Castillo de Bran o Castillo de Vlad, en Transilvania, más conocido como el Castillo del Conde Drácula es, sin duda, uno de los castillos más famosos en todo el mundo y la cita obligada de los turistas que pasan por Rumania. El Castillo del Conde Drácula se encuentra cerca de Brasov, en la frontera entre Transilvania y Valaquia y se ha hecho famoso a partir de su descripción en la novela “Drácula” de Bram Stoker y ha sido utilizado en múltiples películas del vampiro.

La construcción del castillo se atribuye a los caballeros teutónicos, quienes lo habrían levantado en el siglo XIV, al ser trasladados desde Palestina al Reino de Hungría. La leyenda dice que el castillo de Bran fue el sitio de residencia de Vlad el Empalador, de donde se deriva su otra denominación. Hay que diferenciar: El conde Drácula, fue el hombre vampiro que creó el novelista, Bram Stoker, basado, según se sabe, en la figura más temida, el príncipe Vlad, a quien llamaban, El Empalador o Draculea, que en rumano significa, “hijo del demonio”.

 

branSegún fuentes históricas, Vlad habría usado el Castillo de Bran con fines militares entre 1452 y 1462. Es en ese período en que la fama de este príncipe rebasó los límites de su propia tierra Valaquia, para adentrarse en otros terrenos en donde los comentarios sobre aquel diabólico líder, se hicieron extensos y conocidos. El sobrenombre de Empalador refiere a la manera cómo Vlad castigaba a sus enemigos políticos y militares. Se sabe históricamente que Vlad empalaba con largas estacas de maderas a sus enemigos. Tan frecuente era este tipo de sentencia que se estima que en diez años de mandato, el príncipe ejecutó a más de 50 mil personas, entre los que se encuentran no sólo prisioneros o soldados guerra sino también a nobles de su propia corte e incluso sacerdotes y personas importantes de su reino.

 

La circulación del castillo se ordena alrededor de un patio central, desde donde se accede a diferentes estancias, como la Sala de la Cancillería, con muebles europeos renacentistas importados por la reina María, la Sala de la Guarnición con una pequeña capilla, el dormitorio real, con iconografía religiosa o la Sala de Música con instrumentos musicales antiguos. Además, en el castillo de Drácula se destacan las escaleras caracol, los pasadizos secretos y una estética austera y sombría.

Este castillo fue posesión de la Princesa Ileana de Rumania, quien lo heredó de su madre, la reina María. Sin embargo, en 1948, le fue incautado por el Gobierno comunista de Rumania. Tras la restauración de los 80 y la Revolución rumana de 1989, el castillo de Bran, pasó a ser un destino turístico obligado, para los visitantes que pasan por Rumania. En el 2006 el gobierno rumano le devolvió la propiedad del castillo de Drácula, al heredero legal, el hijo de la Princesa Dominic von Habsburgy, quien en 2007, lo puso en venta, a un valor de 50 millones de euros.

En la base del castillo se puede visitar el museo etnográfico abierto al aire libre con sus casas rurales que contienen objetos y trajes populares de época. Horario para visitar: de abril a septiembre, de martes a domingo de 9.00 y 18.00 hrs., lunes desde las 12.oo hrs.; de octubre a marzo hasta las 16.00 hrs. solamente.

Sitio web del castillo:
http://www.bran-castle.com/

No se admiten más comentarios