Miedo: los lugares más embrujados del mundo

Los lugares embrujados siempre atraen la atención de los curiosos y los turistas de todas partes del mundo. Para aquellos que disfrutan de las historias de apariciones fantasmales, hemos realizado una lista de los 10 lugares más tenebrosos del mundo, cuyos alrededores han sido testigos realmente de sucesos paranormales reportados. Estos son:

 

Transilvania, Rumania
Dos sitios son famosos en el área de Transilvania: el castillo Corvin y el castillo de Bran. El primero está embrujado por los espíritus de prisioneros turcos que fueron forzados a cavar con sus propias manos. También por una dama de blanco, aparentemente una noble asesinada por su esposo con una estaca de hierro que le clavó en la cabeza (la descubrió haciendo el amor con un sirviente). El segundo es famoso por el sanguinario príncipe Vlad Tepes, de quien deriva el mito del Conde Drácula, cuyo espíritu, según los rumanos, merodea todavía por la región. Transilvania es sinónimo de todo lo fantasmagórico.

 

Amityville, Suffolk. Estados Unidos
Amityville es conocida a nivel mundial por el trágico suceso de la familia DeFeo. El 13 de noviembre de 1974, a las 03:15 de la madrugada, Ronald DeFeo asesinó a sus padres y a sus cuatro hermanos. Su argumento fue que oyó unas voces procedentes de la casa que le instaban a matar a su familia a sangre fría. Un año después del juicio contra Ronald, una nueva familia se mudó a esta casa de Ocean Avenue: los Lutz. Después de pagar US $80.000 por ella, la familia dijo que vivió unos 28 días en compañía de fenómenos paranormales que pusieron en peligro su vida. Asustados, huyeron sin sus pertenencias para nunca más volver. Desde los Lutz, la casa ha ido pasando de dueño en dueño y ninguno de ellos ha confesado haber vivido nada parecido. Por esto, la veracidad de la historia se ha puesto en duda sin impedir que se considere al edificio como una de las casas embrujadas más populares del folklore estadounidense.

 

Rectoría de Borley, Essex, Gran Bretaña

El caserón de 23 recámaras en el que vivían el reverendo Henry Bull, su esposa y catorce hijos, fue levantado en 1863 en la villa de Borley, en el condado de Essex. Aparentemente fue construido sobre las ruinas de un monasterio benedictino del siglo xiii. La leyenda cuenta que uno de los monjes huyó con una monja, pero fueron apresados junto con el chofer de la carroza en la que escapaban. El monje fue ahorcado, el chofer decapitado y la monja encapsulada viva en las paredes del monasterio. Esta última es la más vista a través de los siglos: se conoce como el Nun’s Walk (caminata de la monja) al patrón que sigue este espectro, el cual se dice que se repite cada 28 de julio –aunque la propiedad se quemó en 1939–. Se han contabilizado dos mil fenómenos sobrenaturales distintos que se han repetido durante décadas en lo que ha sido el caso más investigado de la historia. No por nada la llaman “la casa más embrujada de Inglaterra”. La rectoría de Borley fue investigada por el famoso buscafantasmas Harry Price a principios del siglo xx, fotografiada por diarios y prestigiosas revistas de la talla de Life, ha acogido guías de turistas y hasta ha tenido que soportar a los miles de curiosos que se reúnen para ver un fantasma: el 28 de julio de 1988, la policía tuvo que retirar a un gentío que se amasó para presenciar el famoso Nun’s Walk.

 

Cementerios de Chicago, Estados Unidos

Hay más de 100 reportes de actividad paranormal en el cementerio Bachelor’s Grove en Chicago, Illinois: fantasmas de víctimas de los gánsters de la década de los veinte, mujeres, luces fantasmagóricas, hombres con dos cabezas y autos espectrales. Asimismo, los panteones de Evergreen, Graceland, Holy Sepulchre, Jewish Waldheim, Mount Carmel, Resurrection y White tienen sus propias historias. No es ningún secreto que un panteón sea un epicentro de actividad paranormal, pero la ciudad de Chicago es la meca de los cementerios embrujados: más espíritus chocarreros por lápida que cualquier otro sitio en el mundo.

 

Palacio de Hampton Court, Londres

Gran Bretaña 60 acres de historia y fantasmas, fue construido en 1514 y en 1528 se mudó a sus habitaciones el rey Enrique VIII, famoso por su hábito de acusar a sus esposas de adulterio y mandar ejecutarlas. Las reinas Ana Bolena, Catherine Howard y Jane Seymour –todas ejecutadas– se pasean por los pasillos de Hampton Court, abierto al público desde 1838. Además, se dice que cada 40 años un niño se lanza, como hipnotizado, al lago que se ubica en el interior de la propiedad para ahogarse. Así sucedió en 1887 y 1927 –el niño que se arrojó en 1967 fue salvado antes de que pereciera–. Es la residencia nobiliaria más embrujada de Inglaterra. Miles de historias corren por las venas de este palacio. La imagen de la izquierda corresponde a una foto real captada por las cámaras de seguridad del recinto, se dice que se trataría del fantasma de Ana Bolena.

 

Chingle Hall, Goosnargh, Gran Bretaña

Construida en forma de cruz por Adam de Singleton en 1260, tiene pasadizos y cuartos secretos. Por su tendencia católica –ahí nació San John Wall–, fue un lugar prohibido durante la revolución anglicana. En esta casa hubo torturas y asesinatos. Hoy, se contabilizan 21 fantasmas en su interior, incluyendo monjes y una mujer de “apariencia terrible”. Se han realizado muchas investigaciones que han arrojado grabaciones en audio, video y fotografías ampliamente respetadas en el mundillo de la parapsicología. Se pelea con la rectoría de Borley el título de “la casa más embrujada de Inglaterra”. Los Kirkham, dueños actuales de la propiedad, permiten visitas de abril a octubre, y hasta organizan estancias nocturnas http://www.chinglehall.com


La isla de las muñecas. Xochimilco, Ciudad de México

Este sitio es según algunos uno de los más embrujados de todo México, a lo largo de 50 años,- a principios y mediados del s. XX,- su anterior dueño Julián Santana- un ermitaño- coleccionó decenas y decenas de muñecas, según mencionaba era para protegerse del espíritu de una mujer que habría muerto ahogada en el lugar hace años. Irónicamente Santana también moriría ahogado, según cuenta la leyenda atraído por el espíritu de aquella mujer. Actualmente la leyenda urbana habla sobre múltiple fenómenos paranormales en torno a la muñeca, se habla que estas se mueven, hablan, abren y cierran los ojos e, incluso, cambian de lugar.

 

Bosque de Aokigahara (Aokigahara) Japón

A la sombra del Monte Fuji encontramos este bosque, tristemente famoso por ser el segundo lugar del planeta más célebre entre los suicidas: cada año unas 30 personas se quitan la vida en Aokigahara, con ‘peack’ de hasta 100 individuos en 2010. Los residentes de la zona participan anualmente en la ‘caza del cadáver’, una búsqueda de cuerpos en este área boscosa. Se cree que antaño era habitual en la zona el ubasate, una práctica terrible en la que los enfermos graves eran trasladados al bosque y abandonados a su suerte. Sus espíritus vagan por Aokigahara…

 

Catacumbas de París, Francia
En el siglo XVIII la población de París creció hasta tal punto que los cementerios no podían acoger más difuntos. Las autoridades tuvieron una idea tan imaginativa como despiadada: enterrar los cuerpos en las minas subterráneas de la ciudad. Se cree que las catacumbas acogen los restos de más de seis millones personas, cifra más que suficiente para dar lugar a historias de fantasmas. Los visitantes de estas tumbas aseguran sentirse vigilados, que les tocan manos invisibles e incluso que seres invisibles han tratado de estrangularles.

 

Hospital San José, Santiago. Chile

El antiguo Hospital San José fue construido en la segunda mitad del siglo XIX y atendía a los pacientes que sufrían diversas enfermedades infecto-contagiosas, como la tuberculosis, el cólera y la viruela. El recinto asistencial estaba ubicado al lado del Cementerio General para que los enfermos pudieran ser sepultados de inmediato cuando fallecían. Por sus dos largos pasillos y su jardín de cinco hectáreas, las monjas fumadoras son las apariciones más famosas. Cuentan que sólo aparecen cuando se cierran las puertas del recinto. Las otras apariciones también están relacionadas con personas que trabajaron en el San José como, por ejemplo, el doctor que atraviesa las paredes que se trataría de un médico que murió de improviso a mediados de 1900. Otro fantasma es el fraile que pasea por los parques que separan los pabellones médicos, usa un traje café con capucha y de su cadera cuelga una pequeña cuerda.

No se admiten más comentarios