Cómo llegar a donde lucharon los 300 espartanos

A principios de abril del año 480 a. C., Jerjes puso en marcha un poderoso ejército de 250.000 hombres contra Grecia. En mayo cruzó el estrecho de los Dardanelos (Helesponto) mediante dos puentes construidos con barcas de madera. Una flota de 700 barcos, aprovisiona al ejército desde el mar. En ese momento la Liga de Corinto (Grecia) estudia dónde parar al ejército persa y decide plantear batalla en lugares fáciles de defender. Por tierra, será el desfiladero de las Termópilas.

 

El ejército persa llegó a las Termópilas el 20 de agosto de 480 a. C. donde Leónidas y sus 300 hombres combatieron durante dos días al numeroso ejército persa y dejaron grabado para siempre su valiente hazaña. Jamás pensó Leónidas que muchísimos años después su acto heroico sería llevado al cine por unos musculosos enojados en la película 300, pero hoy el lugar es muy distinto a lo que Leónidas y Jerjes vieron en aquella oportunidad.

 

Hoy en día el famoso paso de las Termópilas es una breve parada en la carretera que va de Atenas a Lamia, en el kilómetro 200 después de la villa de Kamena Vourla. Desde allí se puede intuir el estrecho desfiladero entre el mar y la montaña Kalidromo. Existe un monumento a Leónidas y también está su tumba, que bien merece una parada en el camino.

 

El nombre de Termópilas (puertas calientes) se debe a las fuentes termales sulfurosas que se encuentran en el lugar. Antiguamente el lugar era un estrecho desfiladero entre el mar y el monte Kalidromo, pero hoy es una planicie por donde pasa la carretera. Hay una estatua de 1955 de Leónidas, quien combatió hasta la muerte, y otra dedicada a los tespios aue recuerdan el coraje de los griegos que allí lucharon contra los invasores persas. Bajo la figura de Leónidas hay una inscripción en la que se lee la frase “Moloon labé” venid a buscarlas, pues esa fue la respuesta espartana cuando los persas enviaron un mensajero a los griegos sugiriéndoles que rindieran sus armas. Del otro lado de la carretera, sobre el montículo en el que supuestamente cayeron los últimos defensores del paso, hay una placa que dice: “Caminante, ve y dile a los espartanos que sus hijos cayeron en cumplimiento de su ley”.

 

Cómo llegar

El lugar se encuentra a 200 kilómetros aprox. de Atenas por la carretera nacional que une la capital con Tesalónica, al norte. Es un viaje muy sencillo. Otra posibilidad de llegar es tomando la Nacional al salir de Atenas en dirección a Eleusis, lo que permite visitar el santuario y contemplar los escenarios de la decisiva batalla naval de Salamina, librada después de la de las Termópilas, ir por la carretera que lleva a Mandra y Erithes y desviarse ahí para contemplar el antiguo campo de batalla de Platea, donde los hoplitas griegos vengaron la derrota de Leónidas. Desde Platea, se puede tomar hacia Tebas y empalmar con la Nacional norte a las Termópilas o desviarse hacia el oeste a buscar Livadia, continuar hasta Arahova subiendo por el monte Parnaso y acceder a Delfos, santuario dónde antiguamente quedaba el famoso oráculo. Luego seguir hasta Anfissa y volver a subir montañas en dirección a Lamia hasta la desviación a las Termópilas. Un trayecto realmente maraviloso.

 

No se admiten más comentarios