Museo del Fútbol. Sao Paulo, Brasil.

museofutbol

En Sao Paulo, en el viejo estadio del Corinthinas se encuentra éste museo. El paseo introduce al mundo del fútbol y al de los pentacampeones. Reliquias como la camiseta con la que Pelé ganó la final de México 70, centenares de fotos, horas de videos y grabaciones radiales y múltiples juegos esperan a la gente tras cruzar los 19 arcos con las citas mundialistas previas a Brasil 2014.

Todo, absolutamente todo, se convierte en un guiño para sacarle una risa a los fanáticos al fútbol. Un documental, titulado Brasil, eternamente campeón, fábula con una canarinha 20 veces reina del Mundial, video en el que participó Franz Beckenbauer para soltar que el fútbol es un deporte en el que juegan “once contra once” y “siempre” ganan los brasileños, como dijo alguna vez, de verdad, verdad, Gary Linecker sobre los alemanes. Muestra una realidad alternativa en la que el scratch venció 5-1 a Uruguay en la final del 30, provocando la “Guerra del Fútbol del Sur”, en la que el ejército uruguayo invadía tierras brasileñas como represalia; en la que el Maracanazo nunca existió, porque el disparo de Alcides Ghiggia del 2-1 a favor de la celeste pegó en el poste; o en la que el mágico equipo de Zico y Sócrates sí ganó en España 82 en vez de la Italia de Paolo Rossi.

Videos de grandes jugadas de todos los tiempos y relatos que las inmortalizaron por radio, cine y televisión están disponibles para pasar un buen rato.

Así transcurre el paseo, que puede durar horas. La superficie del museo es enorme (6.900 metros cuadrados distribuidos en tres niveles), así que es fácil perder la noción del tiempo.

La muestra repasa no solo el fútbol a través de goles, paradas y dribles, sino también a través del desarrollo de la cultura, las artes y las ciencias en Brasil y el resto del planeta mientras este deporte crecía para posicionarse como fenómeno de masas. El Mundial del 66, por ejemplo, se jugó en plena explosión de la revolución musical de The Beatles. Recuerda que el del 70 se produjo tras el hito de la llegada del hombre a la luna o que el del 90 estuvo marcado por la reunificación de Alemania tras la caída del Muro de Berlín.

El tour incluye, claro, una mirada a la cancha del Pacaembú, uno de los estadios de mayor tradición en Brasil (Inaugurado en 1940), a manera de despedida antes que juegos tradicionales y modernos completen el paseo.

La entrada, cuesta 6 reales, menos de 3 dólares. Bueno, bonito y barato.

Fuente: http://www.eluniversal.com/deportes/brasil-2014/140626/museo-del-futbol-un-gustazo

No se admiten más comentarios