La Casa Colorada. Santiago, Chile

El edificio patrimonial Casa Colorada, mansión señorial en donde se emplaza el Museo de Santiago, data del siglo XVIII y destaca entre los edificios residenciales que quedan del período colonial por su originalidad, prestancia y magnificencia. Sus cualidades le permitieron desde un principio posicionarse como hito arquitectónico y patrimonial de la ciudad de Santiago.

 

El diseño y construcción de este recinto -levantado entre 1769 y 1779-, estuvo a cargo del arquitecto portugués Joseph de la Vega, quien por su notable destreza contaba con autorización especial para ejercer labores en los dominios de la monarquía española. El maestro luso consiguió imprimir a la Casa Colorada una personalidad única: fue la primera casa particular de la ciudad que utilizó como materiales piedra sillar y ladrillo cocido, y la única residencia del período con un frontis de dos pisos, innovación audaz en una época en que se preferían edificios de sólo un nivel, a causa de los frecuentes temblores y terremotos que desde siempre han afectado a nuestro país.

 

La majestuosidad de la Casa Colorada, ciertamente se correspondía con el poder y la influencia de su propietario, el Conde de la Conquista, Mateo de Toro y Zambrano, miembro destacado de la elite santiaguina y que a edad avanzada llegó a presidir la Primera Junta Nacional de Gobierno, realizada en 1810.

 

      

 

Este carácter señorial sin embargo, resultó trastocado por las transformaciones que se manifestaron en la ciudad de Santiago con el advenimiento de la República en el siglo XIX, los cuales afectaron el entorno de la Casa Colorada: hacia 1850 la progresiva renovación urbana buscaba modernizar el rostro de la ciudad, eliminando aquellos rasgos más propiamente “coloniales”, por simbolizar los tiempos de la dominación española. El centro de la ciudad mutó desde espacio aristocrático a centro comercial y financiero, desplazando a la elite hacia otros sectores de la urbe.

 

La Casa Colorada no pudo escapar a la dinámica del período y después de sucesivos traspasos en su propiedad, se convirtió en 1945 en galería comercial: la “Galería Colonial”, que con sus negocios y restaurantes, se posicionaría como uno de los sitios imperdibles de la bohemia santiaguina. Boliches de fama como el Black and White y el Café Fancy, funcionaron en sus instalaciones, congregando a escritores, actores y periodistas.

 

Finalmente, en 1977, la Casa Colorada es declarara Monumento Nacional y en 1981, tras ejecutarse importantes obras de restauración del edificio, que restituyeron elementos que se habían perdido tras diversas modificaciones, se convierte en el primer y único Museo de la Ciudad de Santiago. Ubicación: calle Merced N° 860 (Metro Plaza de Armas) Teléfono: (02) 23867400

 

Más info en: http://www.santiagocultura.cl/casa-colorada/

 

No se admiten más comentarios