Dzoragyugh, el pueblo donde sólo hay mujeres

En muchas partes del mundo la escasez y la pobreza obliga a las personas a emigrar, sin embargo en el pueblo armenio de Dzoragyugh, los que emigran son sólo los hombres. Esto hace que en este pueblo prácticamente sólo vivan mujeres y niños. La razón es que la única manera de que los hombres traigan dinero suficiente es yéndose a trabajar a Rusia. Emigran maridos, hermanos, hijos, abuelos, en definitiva casi la totalidad de los hombres de una familia lo hacen.

 

Al recorrer Dzoragyugh es fácil encontrarse con mujeres labrando la tierra, cosechando y trabajando. Uno de los miedos más arraigados entre ellas es que sus maridos decidan armar una nueva familia en Rusia y no regresen, situación que ha sido bastante común. O que mantengan familias paralelas en ambas partes. Para evitarlo, ellas intentan estar en constante comunicación día y noche con sus maridos, lo que sin duda es un ejercicio agotador. Por lo general los maridos van una vez al año a su pueblo, generalmente para las fiestas de navidad, y luego regresan a trabajar a Rusia, situación que afecta muchísimo la unidad familiar.

 

   

 

Otro de los problemas que enfrentan las mujeres de Dzoragyugh es la carga sicológica: todas las decisiones son prácticamente tomadas por ellas, además, el trabajo pesado que antes hacían los hombres, ha pasado a ser una carga femenina. Deben arriar el ganado, hacer duros esfuerzos físicos, llevar pesadas herramientas encima, etc., situación que ha contribuido a cambiar los roles de género y eso, en una sociedad patriarcal como la de Armenia, es una permanente fuente de conflicto.

 

 

No se admiten más comentarios