La Puerta del Infierno

La Puerta del Infierno, también conocida como el Pozo de Darvaza, lleva ardiendo más de 40 años en el desierto de Karakum, en Turkmenistán. Se trata de un agujero gigantesco de 60 metros de diámetro y 20 metros de profundidad con una temperatura de 400°C. Se creó tras un accidente al final de la década de los 60’s.

 

Se trataba de una exploración de geólogos soviéticos durante unas obras de prospección de gas. Habían descubierto una cueva subterránea llena de gas natural y es que el desierto, que ocupa el 70% del país, es muy rico en este elemento. Al perforar derrumbaron todo el techo de la cueva, formándose así el enorme cráter. Al percatarse del escape de gas, que podía resultar muy perjudicial para cualquier cosa que se acercara, los geólogos decidieron prenderle fuego, esperando que éste se extinguiera en unos días. Pero hasta hoy han pasado más de quince mil días y aquello sigue ardiendo. Por eso se dice que el cráter no tiene origen volcánico sino humano.

 

La Puerta del infierno lleva ardiendo más de cuarenta años, y se desconoce durante cuánto tiempo más puede seguir ardiendo. No hay absolutamente nada en 100 kilómetros a la redonda, salvo la aldea de Darvaza y la carretera que va hacia Uzbekistán. De día resulta llamativo pero de noche es realmente asombroso y hasta aterrador, siendo visible desde varios kilómetros de distancia.

 

No se admiten más comentarios