Turismo hippie: Arembepe, Brasil

Otro destino imperdible para los turistas hippies es la aldea de Arembepe, en Brasil, se encuentra a orillas de una laguna formada por el río Capivara, hoy transformada en Área de Protección Ambiental. Unas playas paradisíacas, un montón de sonrisas y buena onda, el pequeño pueblo costero, a un paso de Caratingui, la primera comuna hippie del país, cuenta con todo lo necesario para sentirse en casa.

 

El pueblo fue ganando fama a partir de la década de los 60, cuando fue descubierto por el movimiento hippie. Entonces se instaló la Aldea Arembepe, donde los hippies del mundo entero llegaron predicando paz y amor. Según la leyenda, en este lugar no hay rockero del país que no haya puesto sus pies. Hasta dicen que los Rolling Stones caminaron por sus arenas. Sus cabañas rústicas, nos remiten a una comunidad perdida, tan desconectada que parece increíble que a pocos kilómetros se despliega una de las mayores urbes brasileras: 23 kilómetros la separan de Salvador de Bahía.

 

 

 

El movimiento sigue adelante convirtiendo este lugar en un centro de visita turística, preservando las mismas características de los años 60, especialmente las casas de paja, la vida comunitaria  y la venta de artesanía. Sus habitantes, rechazan cualquier símbolo que remita al modo como se rige el mundo en cuanto a sus leyes del consumo. En Arembepe no hay carteles publicitarios y apenas hay unos 80 pobladores, en su mayoría, bohemios, poetas o artesanos. Arembepe cuenta con sitios de alojamiento, restaurantes, y una mínima infraestructura turística. Un servicio de autobús conecta con Salvador. Nadie busca bullicio en Arembepe, sólo tranquilidad.

 

No se admiten más comentarios