La Cueva de Nerja, España

Este lugar es un punto de referencia tanto natural como histórico en España, y es un imprescindible si visitas la Costa del Sol. La Cueva de Nerja siempre se ha visto acompañada por un aura de misterio y no es de extrañar, ya que su descubrimiento perfectamente podría haber sido parte de una película de Hollywood: cinco jóvenes fueron los que se adentraron en este lugar. Al encontrar unos esqueletos tendidos junto a restos de cerámica fueron a dar aviso a sus maestros. Hasta entonces no podían imaginar la magnitud de su hallazgo. Desde ese mismo día no cesaron nuevas exploraciones, al año siguiente fue declarado Monumento Histórico Artístico y, posteriormente, Bien de Interés Cultural.

 

La Cueva de Nerja es famosa por sus dimensiones. Aproximadamente 35.500 m² de enormes salas y galerías, son una rica fuente para muchas ramas de conocimiento como la geología, arqueología, biología o historia del arte. Gracias al estudio de los estratos arqueológicos, hoy podemos saber que en ella vivieron personas desde el Gravetiense y lo utilizaron como lugar sagrado en el que realizar pinturas rupestres. También, podemos conocer cuáles eran sus hábitos de vida diarios o sus creencias. Aún más interesante resulta la cantidad de enterramientos que allí se llevaron a cabo lo cual revela, junto con las pruebas de ADN, que estos habitantes tenían un ritual funerario. La cueva es uno de los ejemplos más valiosos de la prehistoria andaluza.

 

 

 

Otro de los motivos que la hace tan especial y mágica es la variedad de espeleotemas de una belleza insólita: las estalactitas, estalagmitas, macarrones, columnas, piñas, etc. Éstas componen un lugar en el que tanto los geólogos como el público general disfrutan, adquiriendo un profundo conocimiento de geología.

 

Sin duda uno de los grandes tesoros de la enigmática cueva es el conjunto de arte rupestre. Consta de 589 pinturas y grabados que están datados en diferentes momentos de la prehistoria. Pero lo más sobresaliente es la atribución al hombre de Neandertal de la autoría de unas pinturas en rojo que representarían a seis focas, convirtiéndose así en las pinturas más antiguas conocidas, aproximadamente, de hace unos 42.000 años.

 

En la cueva también hay representaciones de animales -los que componían su dieta, quizás- además de signos que aseguran la realización de ritos y la creencia en deidades. Como ocurre en la mayoría de las cuevas con tesoros artísticos, no se puede acceder al lugar en el que se encuentran estas pinturas por las normas de conservación que ellas requieren.

 

Para disfrutar de esta maravilla natural hay que llegar a Málaga, lo cual no es complicado, ya que esta región goza del cuarto aeropuerto más grande de España. Está conectado con vuelos directos a muchos de los aeropuertos del país y a los principales de Europa. Desde la ciudad, las cuevas están fácilmente comunicadas. Según Goeuro el autobús es la mejor forma de llegar a Nerja debido a la gran variedad de horarios, al coste del billete, entre 3 y 5 €, y a su duración de una hora, aproximadamente. Si prefieres ir en coche por la autovía tan sólo te ahorrarás cinco minutos.

 

No se admiten más comentarios