Colmar, en Francia. Un pueblo de fantasía

 

Ubicada en la región de Alsacia, muy próxima a Alemania, se encuentra este pueblo francés llamado Colmar. Al caminar por sus calles es casi imposible no pensar en que se trata de una ciudad salida de un cuento de hadas. Con un patrimonio arquitectónico de más de 1.000 años y una historia tanto alemana como francesa, Colmar conserva en sus pintorescas calles el estilo gótico alemán de sus inicios.

 

Siendo un tradicional punto de visita en la región, Colmar ofrece varios sectores de interés al turista. La pequeña Venecia es uno de ellos. Se trata de un barrio de tradicionales casitas alsacianas junto al río Launch que se puede recorrer en barca. Otro imperdible es la casa de las cabezas, construida en el siglo XVII cuyo nombre se debe a las 110 cabezas que decoran su fachada; el Distrito de la pescadería y el Koïfhus, la antigua Aduana, terminado en 1480, el edificio público más antiguo de la ciudad. Rodeada de campos que se utilizan para el cultivo de viñedos, esta localidad es reconocida también como la capital de los vinos de Alsacia.

 

  

 

Otro lugar que no se puede dejar de visitar es el Museo Unterlinden. En este museo se encuentra el Retablo de Isenheim, obra maestra del arte religioso concebida por el pintor alemán Matthias Grünewald. Fue elaborado entre los años 1512 y 1516. Si decides visitar Colmar una buena idea es hacerlo durante las fiestas de fin de año ya que la belleza propia de la ciudad se mezcla con la decoración navideña y las luces, ofreciendo un espectáculo inigualable.

 

No se admiten más comentarios