La torre inclinada de Pisa. Pisa, Italia

 

Ir a ver lo torre inclinada de Pisa implica moverse hasta esa ciudad sólo para ir a ver la torre, ya que allí no hay nada más que hacer que ir al monumento, es un poco desmotivante dirijirse al lugar sólo por eso, pero ya estando allá es difícil decidir no ir a verla, es un ícono mundial y estando cerca creo que lo mejor es animarse.

 

Si bien la mayoría prefiere los viajes en tren en Italia, arrendar un auto es una buena opción para visitar la región de la toscana, ya que son varios los pueblos a conocer. De Florencia a Pisa es aproximadamente una hora y media de camino por carreteras pequeñas muy bonitas, además en cierto momento uno empieza a bajar unos cerros y se puede ver a lo lejos la torre con los valles de la toscana como escenario.

 

Al llegar a la torre, lo que no es difícil, casi no hay edificios así que se ve desde lejos cualquier construcción medianamente alta.

 

La torre al verla es muy bonita, vale la pena verla y realmente está muy inclinada, no es un efecto visual, además el entorno es muy bello, la catedral que está al lado también vale la pena conocer. Tambíen llama la atención la cantidad de gente que hace la foto con el efecto de apoyarse o empujar la torre, costumbres de turistas.

 

Es posible subir, aunque hay que precisar que como es de esperar, estará repleto de gente, por lo que si quieres comprar el ticket (18 EUR) apenas llegues dirigirse a la oficina, ya que los cupos son muy limitados, además son con horas, y podría ser que el siguiente turno sea para varias horas después. También recordar que la subida es de 300 escalones y no pueden subir niños de menos de 8 años ni se le recomienda a personas que no tengan estado físico mínimo. La visita dura 30 minutos y es necesario ser puntual.

 

En general visitando el lugar 1 hora y 30 minutos alcanzas a hacer todo lo que ofrece el lugar, después de eso una pizza y camino al próximo lugar.

 

 

No se admiten más comentarios